Sábado, 06 Enero 2018 19:22

2018: "Por Primera Vez en Año Par" Destacado

Escrito por FERMÍN OYARZABAL(*)
Valora este artículo
(1 Voto)
El presidente Mauricio Macri bailando El presidente Mauricio Macri bailando

La economía argentina crecerá por primera vez durante dos años seguidos en una década. El gobierno de Macri lo presentará como el primero de los “20 años de crecimiento continuado” de los que habló Dujovne. Sin embargo, la economía necesita crecer un 2,7%  para que nuestro PBI per cápita sea el mismo del de 2015.

 

Algunas reflexiones básicas sobre el año que viene:

  • La economía argentina muy posiblemente crecerá por primera vez durante dos años seguidos en una década. El gobierno venderá ese dato hasta el cansancio y lo presentará como el primero de los “20 años de crecimiento continuado” de los que habló el ministro de hacienda, Nicolás Dujovne. Sin embargo, el hecho de que el gobierno haya modificado en parte su estrategia es por la imposibilidad de sostener este crecimiento por un período prolongado de tiempo.

 

  • La economía necesita crecer un 2,7% en 2018 para que nuestro PBI per cápita sea el mismo del de 2015. Es decir, creceremos dos años seguidos pero la economía habrá corrido tres años sobre una cinta, por la cual lo que produce cada argentino por año no habrá aumentado, respecto al último año de mandato de CFK.

  • ¿Cómo lo lograría el gobierno este crecimiento? En base a una fortísima inyección de dólares. El gobierno de CFK se quedó sin divisas y luego Griesa le vedó el acceso al mercado. Macri pagó a los buitres y abrió la ventana a fin de que ingresen los billetes verdes y al mismo tiempo les abrió la puerta para que salieran, pensando que entrarían más de lo que se irían. Pasó todo lo contrario.

 

  • La lluvia de inversiones no llegó. La inversión extranjera en 2016 fue un tercio inferior a la del promedio de los doce años kirchneristas y 2017 (con mucha suerte) igualará al promedio. Sólo entraron dólares financieros.

 

  • La economía argentina necesita más de u$s 30.000 millones por año para financiar su déficit externo (importaciones más pago de intereses al exterior) y la venta de “dólares billete” a empresas y al público en general. Esta situación se agrava más aún a medida que el país crece. Crecemos sobre el modelo aperturista que plantea el gobierno de Macri.

 

  • En 2010 y 2011, necesitábamos importar u$s 3,6 por cada dólar que producía la economía. Cuando faltaron dólares (2013 y 2015) nos cerramos y pasamos a necesitar u$s 1,9. Macri abrió la economía y hoy (2017) necesitamos importar u$s 4,5 dólares por cada dólar nuevo que producimos.

 

  • No solamente necesitamos más dólares sino que no producimos más dólares. Las exportaciones están estancadas y los sectores que más crecen son los sectores que no exportan. Mientras que la industria en noviembre de 2017 se encontraba 0,7% por debajo del mismo mes que en 2015, la construcción creció un 10,2% en el mismo período.

 

  • En línea con lo anterior, en el último año (septiembre 2017 versus septiembre 2016) se crearon 71.563 puestos de trabajo registrados en el sector privado. Mientras que la construcción creó el 65% del total (47 mil), la industria destruyó 26.600 y ya lleva más de 60 mil desde el inicio de la era Macri. En líneas generales, con este modelo la economía no sólo importa mucho cuando crece sino que crece sin generar empleo o creando empleo precario. En el año 2015 también había sido la obra pública un factor de empuje del crecimiento, pero la industria logró crear casi 10 mil puestos registrados.

 

  • La construcción es uno de los pocos sectores, sino el único, donde el gobierno ha aplicado políticas que empujan la demanda. Es decir, el gobierno aplica medidas de corte liberal como reducción de impuestos, rebaja de aportes patronales y otras por el estilo, entendiendo que el mercado hará su trabajo y con menores costos empresariales alcanzará para lograr una mayor producción. En la construcción, en cambio, en 2017 se creció fuertemente impulsado por la obra pública y los créditos UVA que lograron que el mercado de crédito hipotecario muestre los mejores números en 20 años.

 

  • Ante este cuadro general, el gobierno entendió que la sostenibilidad de esto era excesivamente dudosa y anunció un pequeño retoque al esquema, donde se espera que las tasas de interés no muestren niveles tan elevados como se vieron en los primeros dos años del gobierno de Cambiemos y así evitar que el dólar se siga apreciando, lo que agrava más aún las importaciones (2017 cerró con 12 millones de salidas de argentinos al exterior por turismo contra los 7 millones de 2015).

 

  • Esta rebaja de las tasas de interés, al mover el tipo de cambio hacia arriba, da como resultado que hoy se espere una inflación para 2018 que rondaría el 20% (las consultoras siempre pifiaron hacia abajo) y por lo menos se evite seguir profundizando el desequilibrio externo, que hoy es el mayor luego de 1998. Sin embargo, todo indica que este rojo externo llegó para quedarse mientras se pueda seguir financiando.

 

  • ¿De dónde vendrán los dólares para esto si se complica seguir incrementando la deuda externa en estos niveles y las exportaciones no responden?
    ¿De los nuevos contratos de participación público-privada (PPP) que apuntan a que multinacionales realicen la obra pública? ¿De inversiones en recursos naturales tradicionales o de moda como el litio? En la época de Menem los dólares lo aportaron las privatizaciones.

 

(*) Economista de la Fundación para la Integración Federal

Inicia sesión para enviar comentarios