El Centro de Ex Combatientes de Malvinas incrementó en un 40 por ciento las raciones de comida caliente que entrega cada noche en las calles de Rosario. Ahora dan 300. Es el máximo que permite la capacidad de sus cocinas ambulantes. Pero la demanda de asistencia es mayor. Son en su mayoría madres, padres o parejas con sus hijos quienes se acercan obligados por el frío y la pérdida de ingresos familiares. También, y cada vez más, jóvenes en situación de calle.  

Publicado en Rosario y la región