Mientras algunas empresas en Japón apuestan por las extenuantes jornadas laborales de 12 horas, la filial local de Microsoft hizo un experimento particular de reducir la semana de trabajo a cuatro días. Los resultados fueron ampliamente satisfactorios: descubrieron que el descanso impulsó la productividad y las ventas un 40 por ciento.

Publicado en Internacional