Sábado, 16 Julio 2022 01:20

¿Qué nos dejó la semana?

Escrito por Dana Vazquez
Valora este artículo
(1 Voto)

Sri Lanka

Desde el pasado sábado (09/07/22) la gran mayoría de la población de Sri Lanka se reunió en Colombo, capital del país, para exigir la renuncia del mandatario, Gotabaya Rajapaksa, ante los desajustes financieros que arruinaron al país de Asia meridional. 

Cientos de personas forzaron la entrada del palacio presidencial y obligaron a Rajapaksa a abandonar precipitadamente el lugar para, posteriormente, tomar los salones del edificio de la época colonial británica y la piscina del lugar. Poco después, no solo las oficinas del mandatario cayeron en manos de los manifestantes, sino que además atacaron e incendiaron la residencia privada del primer ministro, Ranil Wickremesinghe.

Así, la noche del sábado concluyó con el anuncio por televisión del presidente del Parlamento comunicando el compromiso de Rajapaksa de presentar su renuncia el 13 de julio para “garantizar una transición pacífica”.

Rajapaksa aparece como el principal responsable de la mayor crisis desde la independencia del país en 1948, que combina una gran inflación con una grave escasez de combustible, alimentos y electricidad. Naciones Unidas estima que aproximadamente el 80% de la población srilankés se salta comidas.

La pandemia de COVID-19 terminó por colapsar la situación de malas decisiones políticas al privar a la isla de las divisas del sector turístico.

Las manifestaciones de los últimos días han contado con una influencia masiva y, por ende, el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, se pronunció a favor de una actuación rápida por parte de los líderes de Sri Lanka para conseguir estabilidad económica y que “aborden el descontento”. 

Además, el secretario estadounidense añadió su temor a que el bloqueo ruso a las exportaciones de granos de Ucrania pueda haber contribuido al malestar en Sri Lanka.  

Por su parte, luego de que Rajapaksa huyera del país este miércoles, el primer ministro Ranil Wickremesinghe fue elegido como presidente interino por el Parlamento, quien decretó este jueves el estado de emergencia en la isla y el toque de queda en la capital.
Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) comunicó sus intenciones de retomar las negociaciones por un paquete de rescate con Sri Lanka, una vez que se resuelva la crisis institucional que atraviesa el país tras la dimisión del presidente, Gotabaya Rajapaksa. 

Recordemos que, a fines del mes de junio, en unas de sus últimas visitas a la isla, el FMI había solicitado reformas fiscales urgentes para hacer posible el acceso de Sri Lanka al programa de rescate. Sin embargo, el estallido de una nueva crisis política hizo interrumpir las negociaciones. 


Panamá

Las manifestaciones que comenzaron una semana atrás aún continúan vigorosas ante el alza del combustible, los medicamentos, los alimentos y el gasto público del gobierno de Laurentino Cortizo. Pese a declarar la subvención general al combustible o la reducción del gasto del Estado para evitar más endeudamiento, los esfuerzos del gobierno de sofocar las protestas no son exitosas.

El pasado sábado (09/07/22), el gobierno de Panamá propuso mediante un comunicado una mesa de diálogo entre sindicatos y organizaciones sociales para “atender el alto costo del combustible y de los alimentos del país”, reclamos que esbozaba la huelga indefinida de docentes y las crecientes manifestaciones de sindicatos y otros sectores de la sociedad. 

 La Mesa de Trabajo “impactaría de manera directa con el costo de la canasta básica”, según el Ejecutivo del presidente Laurentino Cortizo, y sería llevada a cabo este lunes en un centro de convenciones situado en la provincia interior de Veraguas. Sin embargo, no hubo acuerdos.

Este lunes, antes las continuas protestas contra la subida de precios y la corrupción política, el mandatario panameño anunció la reducción o el congelamiento del precio de la gasolina y de varios productos de la canasta básica. El precio del galón de combustible (3,78 litros) que superaba los 6 dólares, fue congelado en 3,95 dólares para los vehículos particulares en un intento por impedir el alza del peaje y de los alimentos. Además, aprobó una compensación económica, de entre 250 y 1526 dólares mensuales, para los transportistas de carga agrícola tras una huelga de varios días que impidió el abastecimiento de dichos productos en el país. 

A pesar de sus esfuerzos, algunos sindicatos anunciaron que continuarán las manifestaciones al considerar los actos del gobierno “medidas austeras” que, al reducir el gasto público un 10%, sólo producirán más despidos y “más hambre”. 

En el día de ayer, Cortizo llamó a una mesa de diálogo en la capital mediada por la Iglesia Católica, pero los sindicatos y gremios que impulsaron las manifestaciones y huelgas en el país no asistieron y, si bien desean dialogar con el gobierno, debe existir un acuerdo entre las partes sobre el “mediador, las convocatorias que el Gobierno debe hacer, la metodología, temas a discutir, lugar, fecha y hora”, según el líder de la Alianza Unido por la Vida (principal promotora de la huelga docente).


Haití

En la última semana se han registrado un saldo de 89 personas asesinadas, producto de la guerra entre las bandas criminales en Cité Soleil, uno de los barrios más poblados y pobres del país, ubicado en la capital haitiana. En consecuencia, miles de personas no sólo no pueden salir de sus casas sino que tampoco cuentan con acceso al agua potable, a los alimentos y a la atención médica en la zona.

La capital del país, Puerto Príncipe, es nuevamente azotada por el clima de anarquía política y social que se estableció desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse, el 7 de julio de 2021. Ahora, el motivo del escenario de sangre y fuego se debe a una disputa entre las pandillas G9 y GPEP, quienes también bloquearon los caminos y accesos a terminales de combustible en el país. 

Según afirma el analista político colombo-haitiano Wooldy Louidor, catedrático de la Universidad Javeriana de Bogotá, “todo esto va a terminar con más estampida o migración forzada de haitianos que quieren huir de este infierno”. Además, agrega que “la culpa es tanto de autoridades haitianas como de la comunidad internacional, que es parte integral de esta anarquía crónica. Haití es un ejemplo elocuente del fracaso de la supuesta cooperación internacional y ayuda humanitaria”.

Dicho clima de violencia de pandillas se desarrolla en un momento donde el gobierno interino de Ariel Henry sufre cierta crisis de legitimidad por parte de varios miembros de la sociedad civil. Según sostiene el crítico Louidor, “los tres países más poderosos en Haití, Estados Unidos, Canadá y Francia, prefieren mantener a Henry en el poder y, por lo tanto, el caos”.

Por otro lado, la situación del país haitiano puede traer aparejado graves consecuencias para América Latina y el Caribe. El fenómeno de mayor atención en la región es la emigración forzada de haitianos, quienes hasta el momento representan más de medio millón recorriendo el continente americano. Por esta razón, la politóloga estadounidense experta en temas migratorios, Maureen Meyer, sostiene que “le toca a los países receptores ampliar su capacidad de protección, permiso laboral y pertenencia para esta población”. 

Hasta el momento, y según el comunicado de la ONG Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), “al menos 89 personas fueron asesinadas y otras 16 están desaparecidas”, sumando un número de “74 heridos de bala o armas blancas”.

Así, la caída de la seguridad en la capital se ve afectada por la combinación entre la violencia de pandillas junto con el aumento de los precios en los productos y la escasez de combustible. 


Estados Unidos

El presidente norteamericano, Joe Biden, inició su primera gira presidencial por Medio Oriente. Dicha gira regional se da en un contexto de pleno conflicto palestino-israelí, las tensiones con Irán y las negociaciones por el petróleo con Arabia Saudita. 

Al arribar al aeropuerto internacional de Tel Aviv, Biden manifestó: ”Tenemos una agenda cargada para los próximos días, porque la relación entre EEUU e Israel cubre cada cuestión que importa para nuestro futuro mutuo. Estamos unidos en nuestros valores compartidos y nuestras visiones compartidas”. 

A pesar que el mandatario no hizo declaraciones respecto a uno de sus principales motivos de la gira -la negativa de su gobierno a permitir el desarrollo de armas nucleares por parte de Irán-, el presidente israelí Isaac Herzog y el primer ministro Yair Lapid dejaron en claro que el programa nuclear iraní era un tema central en sus conversaciones con Biden. 

De hecho, mientras recorría junto a su par estadounidense el nuevo sistema de defensa antimisiles “Iron Beam” de Israel, el presidente Herzog sostuvo que los “desafíos a la seguridad que emanan directamente de Irán y sus grupos aliados, amenazan a Israel, a sus vecinos y ponen en peligro a nuestra región” y añadió: “discutiremos la necesidad de renovar una fuerte coalición global que detendrá el programa nuclear de Irán”.

Por su parte, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, sostuvo que la visita de Biden no aporta seguridad a Israel. “Si las visitas de los funcionarios estadounidense a los países de la región son para fortalecer la posición del régimen sionista y normalizar sus relaciones con algunos países, sus esfuerzos no brindarán seguridad”, informó la agencia de noticias AFP.

El viaje a Israel se llevó a cabo sobre un clima de fuertes acusaciones, por parte de dirigentes palestinos, a la administración Biden al incumplir sus promesas de convertir nuevamente a EEUU en un mediador imparcial en el conflicto palestino-israelí. 

El segundo destino de su gira presidencial constituye uno de los grandes esfuerzos de Joe Biden por estabilizar los mercados petroleros y acercarse a un país que previamente fue un aliado estratégico y un importante proveedor de crudo. 

El viaje desde el aeropuerto internacional Ben Gurión de Tel Aviv a Yedá, en el oeste de Arabia Saudita, se caracterizó por ser un vuelo histórico al ser el primer viaje directo entre las naciones.

En la espera por discutir los volátiles precios del petróleo, un comunicado de la Casa Blanca manifestó que “la decisión de Arabia Saudita puede ayudar a construir una dinámica hacia Israel destinada a una mayor integración en la región, incluido con Arabia Saudita”.

Por su parte, el país árabe anunció el viernes el levantamiento de restricciones para “todas las aerolíneas” para que utilicen su espacio aéreo, incluyendo vuelos con destino y orígen en Israel. Así, mediante un aparente gesto de apertura con Israel, ambos países avanzan hacia cierta normalidad en sus relaciones. 


Ucrania- Rusia 

“¿Por qué bloquean los puertos? Dejen salir el grano de Ucrania”, así esbozó el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, frente a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en las conversaciones a puerta cerrada en la reunión del G20 en Bali (08/07/2022) y que, en esta semana, repercutieron en negociaciones de Rusia y Ucrania para resolver la crisis de los cereales ucranianos.

Se acerca la nueva temporada de cosecha en Ucrania y, debido al bloqueo ruso en el Mar Negro, el país no puede exportar y teme a que se eche a perder gran parte de la producción. De hecho, un total de 22 millones de toneladas de grano de la cosecha del año 2021 quedaron atrapados por la guerra. 

Ante la necesidad de llevar lo antes posible estos productos perecederos a los mercados, Anna Nagurney, de la Universidad de Massachusetts, agrega que “los productos de mayor calidad exigen precios más altos”, razón que implica un aumento en los costos de transporte. Las consecuencias inmediatas se derivan en un aumento de precio tanto para los consumidores como en la disminución de las ganancias.

A pesar de que el principal conducto para las exportaciones de cereales de Ucrania se encuentre en Rumania, el director ejecutivo del operador de carga seca a granel BRP Shipping, Gennadiy Ivanov, declaró que “para los operadores portuarios pronto podría ser imposible de continuar si no se cuenta con el apoyo de la Unión Europea”.

Asimismo, Estados Unidos se comprometió a construir silos temporales para almacenar el grano ucraniano cerca de la frontera con Polonia mientras que Turquía trabaja en conjunto con la Organización de Naciones Unidas (ONU) y los países en conflicto para encontrar una salida al problema de la exportación y ofrece corredores seguros para los envíos de trigo en el Mar Negro.

Este miércoles (13/07/2022) se reanudaron las conversaciones entre Rusia, Ucrania, Turquía y la ONU para encontrar una salida a las 20 millones de toneladas de cereales ucranianos bloqueados en los puertos de la región de Odesa (Ucrania) y que, en términos de los medios locales de Estambul, amenaza con una crisis alimentaria mundial al ser uno de los mayores exportadores mundiales de estos productos. 

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, calificó los avances como “sustanciales”. “El día de hoy es un paso importante y sustancial de cara a un acuerdo completo” y, si bien “todavía se necesitará más trabajo técnico para materializar el progreso de hoy, el impulso es claro. Al final, el objetivo de las partes no es solo un acuerdo entre la Federación Rusa y Ucrania, sino un acuerdo para el mundo”, añadió.

 Se lograron acuerdos como el establecimiento de un centro de coordinación en Estambul, la realización de controles compartidos en los puntos de entrada y salida de los puertos, y la garantía de la seguridad de la navegación en las rutas de traslado. En caso de consenso, Turquía y la ONU supervisarán la implementación de dichos acuerdos.

Por su parte, el ministerio ruso de Defensa anunció este viernes (15/07/2022) que el documento final para el desbloqueo ruso estará listo en los próximos días. “Pronto va a quedar completo el documento final 'Iniciativa del mar Negro”, comunicó el Kremlin..

Las medidas propuestas, según Rusia, pretenden “descartar el uso de cadenas logísticas para suministrar armas y equipo militar al régimen de Kiev, así como para prevenir provocaciones”.

 

(*) Analista internacional de Fundamentar.

Inicia sesión para enviar comentarios