Martes, 24 Mayo 2011 21:06

Argentina y Sudáfrica en el Camino de la Cooperación Sur-Sur

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

nampoLa participación de una importante delegación público-privada argentina en la feria sudafricana de Maquinaria Agrícola NAMPO 2011 refleja la continuidad de una relación Sur-Sur que continúa fortaleciéndose en diferentes niveles en un contexto de multipolarismo emergente

 

La participación de una importante delegación público-privada argentina en la feria sudafricana de Maquinaria Agrícola NAMPO 2011 refleja la continuidad de una relación Sur-Sur que continúa fortaleciéndose en diferentes niveles en un contexto de multipolarismo emergente

_______________________________________

nampoAnte la preponderancia militar estadounidense, cuya imagen se ha potenciado tras la ejecución de Bin Laden, el mundo asiste a la consolidación de tendencias multipolaristas en materia política y económica. Las mismas se observan más claramente luego de que la crisis financiera internacional golpease más fuertemente a los países desarrollados y fuera sobrellevada por los países en desarrollo en un propicio contexto económico con elevados precios para los comodities.

Para ejemplificar esta situación pueden señalarse el desplazamiento del G-8 por el G-20 en la discusión sobre las medidas necesarias para salir de la crisis financiera y la reunión en Beijing el pasado mes de abril de los mandatarios del hoy llamado grupo BRICSA (dado que al BRIC tradicional -Brasil, Rusia, India y China- se sumó este año Sudáfrica).

En el último número de Foreign Affairs, Francis Fukuyama señala que las grandes democracias de Occidente comienzan a admitir que no pueden administrar la economía global por sí solas y que el ascenso del "resto del mundo" en materia política y económica no tiene marcha atrás y que es importante ver que esto trae aparejado el surgimiento de nuevas ideas que se diferencian de las impulsadas por los países del Norte.

Desde el Sur se construyen modelos de políticas que responden a las realidades particulares de los países en desarrollo tanto en el nivel interno como externo. En el ámbito doméstico, un ejemplo son los programas de transferencias condicionadas de recursos –Bolsa Familia en Brasil, Asistencia Universal por Hijo en Argentina– mientras que en materia internacional las políticas de Cooperación Sur-Sur (CSS) están mostrando resultados positivos.

En el caso de Argentina, la CSS –entendida como la transferencia de conocimientos y experiencias nacionales hacia países en desarrollo que contribuye a los procesos de crecimiento económico y social, fortalece y consolida relaciones bilaterales y promueve el intercambio científico, tecnológico y técnico – es una herramienta para diversificar las relaciones con los países en desarrollo.

Desde una perspectiva macro, las relaciones con Sudáfrica están signadas desde el año 2005 por la creación de la Comisión Binacional Argentino-Sudafricana (BICSAA) y el incremento sostenido del intercambio comercial. En el marco de la BICSAA se reunieron en dos oportunidades los ministros de relaciones exteriores (2007 y 2008), se firmaron de sendos acuerdos de cooperación y memorándums de entendimiento sobre diversas materias – científico-tecnológica, deportiva, judicial– y tuvieron lugar numerosas misiones oficiales a nivel ministerial.

En cuanto al comercio, cabe señalar que Sudáfrica es el socio más importante de Argentina en África Subsahariana. Entre 2005 y 2010 las exportaciones argentinas hacia Sudáfrica se incrementaron de U$D 491.402.923 a U$D 883.389.000 (superando los mil millones en 2008) mientras que las importaciones se mantuvieron entre los 110 y los 140 millones de dólares. De este modo, Sudáfrica representa actualmente el 22% del total exportado por Argentina hacia con el continente africano y el 42% de lo importado.

Por otra parte, es necesario apuntar que las relaciones bilaterales tienen su correlato en el ámbito multilateral. En la Organización Mundial del Comercio (OMC) ambos gobiernos plantean posiciones compartidas y son miembros del Grupo Cairns, del G-20 y del NAMA-11, a través de los cuales presionan y negocian con los países desarrollados para lograr la liberalización agrícola y un adecuado equilibrio industrial, que considere la necesidad de crecimiento y diversificación de los países en desarrollo. Además, desde 2005 forman parte del foro birregional de cooperación Cumbre África-Latinoamérica (ASA) y participan como miembros del acuerdo de preferencias comerciales firmado entre el MERCOSUR y la SACU (Unión Aduanera de África Austral), el cual aún no ha sido ratificado por los parlamentos latinoamericanos.

Estas macro relaciones, que tienen en cuenta la totalidad de los vínculos y son principalmente orientadas por los actores estatales, contienen acciones puntuales en diferentes temáticas que pueden ser consideradas desde una perspectiva micro. Las micro-relaciones son más permeables a la influencia de los actores públicos y privados –empresarios, funcionarios, etcétera– interesados y la densidad de las mismas implican que forman parte o no de la agenda bilateral.

Aquí se enmarca la participación de la delegación argentina en la feria de maquinaria agrícola sudafricana NAMPO 2011 –que se realizó entre el 17 y el 20 de mayo en la localidad de Bothaville– como el único pabellón nacional entre más de 650 stands de firmas privadas que fueron recorridos por aproximadamente 70 mil visitantes.

La relevancia de la presencia del stand de Argentina en el marco de las relaciones argentino sudafricanas está dada no sólo porque contribuye al continuado incremento de los intercambios comerciales y expande las posibilidades de exportación del clúster de maquinarias agrícolas argentinas, sino también porque cristalizó el proceso de fortalecimiento de los vínculos bilaterales que se está dando a través de la articulación público-privado a nivel micro.

Lo que caracteriza del caso es que todos los actores involucrados coinciden en destacar la necesidad de exportar a Sudáfrica, y desde allí al resto de la región subsahariana, un paquete que contenga la transferencia de tecnología en siembra directa (SD) junto con la maquinaria adaptada a las condiciones geográficas africanas.

La articulación comenzó con la promoción del mercado sudafricano como destino para la tecnología agrícola argentina por parte de la Embajada Argentina en Sudáfrica a partir del 2006, continuó con la coordinación de visitas técnicas a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Agrícola (INTA) y con la realización de visitas comerciales y misiones inversas de empresarios y se consolidó con el involucramiento de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA) y de la Fundación CIDETER (Centro de investigación y desarrollo tecnológico regional) en 2010.

Los resultados de este proceso de acercamiento se reflejan en tres hechos puntuales:

- La firma de un Memorándum de Entendimiento en 2007 entre el INTA y el Agricultural Research Council (ARC), organismo del gobierno sudafricano que tiene la función de promover la agricultura y la industria contribuyendo a mejorar la calidad de vida y conservando los recursos.

- La participación argentina en NAMPO: a partir del año 2007 se organizaron misiones a NAMPO que fueron creciendo hasta que el año pasado Argentina participó con un stand propio. En 2011 estuvieron presentado sus productos 17 empresas de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe con el apoyo de Pro-Argentina, la Fundación Exportar, la Cancillería, los tres gobiernos provinciales, MAGRIBA, CAFMA, AFAMAC, y el auspicio de Expoagro, Terniun y el Standard Bank.

- La firma de una acuerdo de cooperación en el año 2010 entre Expoagro y Grain South África, empresa organizadora de NAMPO que está conformada por agricultores asociados.

- La firma de una carta de intención para promover la SD en Sudáfrica por parte del INTA, la Embajada Argentina, CAFMA, CIDETER y Grain South África como paso antecesor de la celebración de un convenio donde también participará el ARC para desarrollar campos experimentales en Sudáfrica a partir de diciembre de 2011.

En esta micro relación los intereses públicos y privados argentinos convergen en lo que respecta a la implementación del la SD en los campos sudafricanos para incrementar la productividad de los mismos. Dado que los agricultores sudafricanos realizan un extendido uso de los métodos tradicionales, la adopción de la SD implicará un profundo cambio cultural y un período de transición y aprendizaje. Es por este motivo que tanto el gobierno argentino como los empresarios del sector realzan la necesidad que el INTA esté presente para relevar las particularidades del suelo sudafricano y como agente proveedor de asistencia técnica a los agricultores locales. Se espera que los mismos, luego de conocer los beneficios de la SD y adquirir el conocimiento necesario para aplicarla, se encuentren en condiciones de adquirir la maquinaria argentina que será adaptada a las características sudafricanas para brindar mejores prestaciones.

Comercio y cooperación técnica se unen en un proyecto que involucra a una red de actores públicos-privados con intereses convergentes (lo cual favorece la sustentabilidad de las iniciativas conjuntas bilaterales) y que pone en práctica los lineamientos macro de la política exterior argentina en relación a la promoción de la cooperación Sur-Sur.

 

(*) Licenciada en Relaciones Internacionales. Coordinadora del CEPI. Analista Internacional de la Fundación para la Integración Federal

Para ponerse en contacto con la autora, haga click aquí

Inicia sesión para enviar comentarios