Jueves, 13 Marzo 2014 10:10

El Desarrollo Africano desde una Perspectiva Africana

Escrito por CARLA MORASSO (*)
Valora este artículo
(1 Voto)
Ibrahim Makayi Ibrahim Makayi

En su paso por Argentina, el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Planificación y Coordinación de la NEPAD, Ibrahim Mayaki, brindó un panorama sobre el desarrollo africano y presentó las principales áreas sobre los cuales la Unión Africana se encuentra trabajando. La agricultura y la infraestructura como los ejes del desarrollo presentan posibilidades de cooperación Sur-Sur con los países de América Latina.

Históricamente los vínculos entre América Latina y África han sido débiles en función de las herencias coloniales y la prevalencia de modelos de inserción internacional dependientes. No obstante, en el siglo XX se abrieron espacios para la cooperación Sur-Sur, como la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur (ZPCAS), y en los albores del siglo XXI asistimos a la conformación de dos iniciativas novedosas: las Cumbres América del Sur-África (ASA) y América del Sur-Países Árabes (ASPA). Las mismas son plataformas de concertación entre estados ubicados a ambos lados del Atlántico que, junto a la Unión Suramericana de Naciones (UNASUR) y la Unión Africana (UA), abordan cuestiones políticas y económicas. La gran cantidad de miembros involucrados, la diplomacia de alto nivel, que reúne periódicamente ministros y primeros mandatarios, la flexibilidad institucional, y la revalorización del rol del Estado en el desarrollo de las naciones, son características novedosas de estas relaciones transregionales.

Además del crecimiento de los sectores de exportación de materias primas se presenta un alza de los precios de los productos básicos exportados y una situación de crecimiento del mercado interno, que se han presentado como los pilares del crecimiento del PBI

En este contexto de renovadas relaciones interregionales, visitó Argentina el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Planificación y Coordinación de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD, por sus siglas en inglés), el Dr. Ibrahim Mayaki. Invitado por el Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI), brindó una sesión académica sobre " Nueva visión del desarrollo de África. El rol de la NEPAD”, donde vertió los principales puntos sobre la actual transformación africana y las perspectivas de cooperación Sur-Sur.

África Subsahariana en particular se encuentra transitando un camino de cambios marcado por la finalización de largos enfrentamientos internos, tales los casos de Angola, Sudán del Sur, Sierra Leona o Liberia, y de crecimiento económico. Los promedios de las tasas de crecimiento para la primer década del milenio fue del 6% luego de crecer por años a ritmos menores al 2.5%. De acuerdo a la revista especializada The Economist, en una década la región estará alcanzando los niveles asiáticos de crecimiento económico, destacándose entre las diez economías con mayores perspectivas de crecimiento en el período 2011-2015 siete africanas a tasas del 8% o más: Etiopía, Mozambique, Tanzania, Congo, Gana, Zambia y Nigeria. Justamente fueron dos tapas de la revista The Economist que el Dr. Mayaki utilizó para demostrar el cambio. En la primera la portada titulaba a la región como “El continente de la desesperanza” en el año 2000 y “La emergencia africana” en 2010.

Otro dato clave, es que además del crecimiento de los sectores de exportación de materias primas se presenta un alza de los precios de los productos básicos exportados y una situación de crecimiento del mercado interno, que se han presentado como los pilares del crecimiento del PBI. En este sentido, hay voces que señalan que es posible que África se convierta en la nueva India debido a la gran incorporación de consumidores que de proseguir la tendencia económica estarán en condiciones de participar del mercado de consumo.

De acuerdo con Mayaki, las transformaciones a las cuales asiste África, en particular la región Subsahariana, están impulsadas tanto por factores internacionales como por un cambio en la mentalidad africana. Los primeros están relacionados con la emergencia de los países en desarrollo y el mayor lugar para el multilateralismo y la gobernanza mundial, a través de grupos como el G-20. En cuanto a la manera de pensar africana, Mayaki señaló que hubo un cambio radical que tiene que ver principalmente con el modo de considerar las bases del desarrollo. Hoy se piensa que la única forma de superar la pobreza es a través del bienestar social y que para ello deben ser aprovechadas las capacidades productivas y lograrse la industrialización. Junto a ello se valoriza la planificación estratégica en el Estado, que hoy es parte de este cambio junto con los actores privados y los socios internacionales. De acuerdo con Mayaki, el Estado en África se encuentra en una fase de reconstrucción luego de haber estado primero en una situación de dependencia de la ayuda externa y luego en un estadio de desestructuración debido a los programas de ajuste neoliberal de los noventa. En este sentido, el liderazgo local y estatal en los procesos de toma de decisión y la creación de capacidades institucionales endógenas son centrales para avanzar en la generación de “valor agregado” africano.

Pero a pesar de los buenos indicadores, el presidente de la NEPAD señaló que quedan muchos desafíos en la lucha contra la pobreza.

Pero a pesar de los buenos indicadores, el presidente de la NEPAD señaló que quedan muchos desafíos en la lucha contra la pobreza. En este sentido, un dato a tener en cuenta es el que el Informe sobre Desarrollo Humano de Naciones Unidas que señala que África Subsahariana es la región con la mayor incidencia de pobreza multidimensional, cuyo promedio para los países subsaharianos oscila en un rango de entre el 45% y el 69%. Los jóvenes son los más afectados, siendo que el continente, tal como indica Mayaki, es el de mayor crecimiento poblacional y con la mayor cantidad de niños y adolescentes del planeta.

Desde la NEPAD, se considera que un pilar fundamental para combatir la pobreza es el desarrollo de la agricultura. En este sentido también hubo un cambio en el modo de pensar africano, ya que no se la ve como un mecanismo de subsistencia, sino que es considerada desde la perspectiva de los negocios. La participación de los productores en la generación de ganancias a través de la agricultura es central para lograr incrementar los niveles de productividad. Para ello además es necesario continuar con la generación de condiciones estructurales relacionadas con la infraestructura comunicacional y energética.

Es por ello que los programas de la NEPAD se enfocan en los pilares de producción agrícola, infraestructura y comunicaciones, promoviendo la interacción de los países a través de la integración regional, que de acuerdo con Mayaki tiene un rol central en el desarrollo, y las asociaciones con inversores y cooperantes extranjeros. En este punto, el funcionario destacó la presencia de Brasil y China en la región a través de inversiones productivas y financiamiento de obras de infraestructura.

En relación a Argentina, el funcionario de la NEPAD remarcó las posibilidades de cooperación horizontal en base a las fortalezas y conocimientos técnicos en materia de agricultura que tiene el país y la necesidad de incrementar los proyectos conjuntos con resultados palpables para todas las partes. En sus palabras, “el período del romanticismo ha terminado” y es necesario trabajar con un enfoque en resultados, motivo por el cual la UA está trabajando sobre el “Plan 2063”. El mismo es un plan de acción a largo plazo acordado por los mandatarios africanos en el marco del 50º aniversario de la UA con metas establecidas en función del progreso socio-económico y tecnológico.

Para finalizar, Mayaki señaló que es el tiempo justo para que Argentina desembarque en África junto a los BRICS, ya que es preciso enfrentar los riesgos actuales si se quiere estar en la mesa cuando África haya despegado definitivamente como un actor global y haya consolidado su proceso de crecimiento. 

 

(*) Licenciada en relaciones internacionales de la Fundación para la Integración Federal

Inicia sesión para enviar comentarios