Sábado, 18 Julio 2020 12:31

Construyendo el cerco

Escrito por Santiago Toffoli (*)
Valora este artículo
(5 votos)
Manifestantes apoyando el boicot a productos chinos en Mumbai, India. Manifestantes apoyando el boicot a productos chinos en Mumbai, India. HIMANSHU BHATT/NURPHOTO VIA GETTY IMAGES

¡Buen finde! Vuelve el resumen tras una semana de inactividad debido a una angina que asedió al escriba. Hay que asumir las limitaciones que uno tiene y tratar de no renegar de ellas. Vamos a hablar sobre China, otra vez. Porque Estados Unidos, sin quererlo directamente, comienza a ser parte de un frente de contención más amplio. Hubo elecciones en Polonia y algunas regiones de España. Ping pong por todos los continentes y bonus con aniversarios. Vamos allá.

Más jugadores para contener a China

Que hay una disputa hegemónica entre Estados Unidos y la República Popular China, es algo sabido. Que China tiene una actitud más asertiva y con un perfil más alto, dejando un poco de lado su estrategia de “ascenso pacífico”, también es conocido. Las novedades de las últimas semanas radican en la ampliación del frente de contención contra el gigante asiático. Dicha ampliación refiere a una mayor cantidad de temas, pero también en un aumento del número de jugadores.

El martes, el gobierno de Boris Johnson anunció que el Reino Unido apartó a Huawei de la construcción de la red de 5G en su país hasta el año 2027. Explicamos un poco. El 5G es el futuro de las telecomunicaciones. Por costo, productividad y capacidad de expansión, la empresa china Huawei corre con ventaja sobre sus competidores occidentales para proveer dicha infraestructura. Desde hace algunos meses, los gobiernos europeos junto con Estados Unidos intentan frenar la expansión de la empresa china, que es lo mismo que decir que busca contener al gobierno de Xi. Las empresas chinas operan en conjunto con el aparato estatal.

Donald Trump y Boris Johnson

Tras la decisión de Johnson, Reino Unido prohibió la compra de componentes y ordenó que se retiren los equipos existentes de Huawei hasta el año 2027. Una contención encabezada por Estados Unidos, ahora es secundada por el Reino Unido en un área clave: las tecnologías de la información y comunicacionales.

Para entender un poco más sobre el 5G, dejo un video donde Juan Elman lo explica muy bien. 

El mismo día, el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, eleva una protesta por las pretensiones chinas en el Mar de la China Meridional. Esta zona estratégica, es objeto de una disputa territorial por los recursos marítimos ubicados en esta área. Rápido de reflejos, Pompeo habló de los intereses de los otros países que tienen costas en el Mar de China: Brunei, Taiwán, Malasia, Filipinas y Vietnam. Más jugadores en el frente de contención, más temas en donde se contiene el avance chino.

Mar de la China Meridional

Lo que nos muestra esto es que, aunque Trump no sea un gran amigo de las alianzas multilaterales y prefiera sentarse a charlar por la suya, el cerco para frenar la irrefrenable expansión china comienza a ser construido por cada vez más países. Las novedades de esta semana, provenientes del sudeste asiático y del Reino Unido, se suman a la revigorización del conflicto entre China e India de hace algunas semanas y a la puesta en alerta de rivales históricos de China en la región, como Japón y Corea del Sur.

La puesta en vigencia de la nueva Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong aceleró una tendencia presente desde hace algunos meses, que había sido puesta en marcha con el inicio de la pandemia y las acusaciones contra China. Para sumar un ejemplo, Australia también fue blanco de amenazas chinas sobre un eventual recorte de las importaciones provenientes del país oceánico, del cual China es el principal socio comercial. Las advertencias fueron en base a declaraciones de funcionarios australianos sobre la posible responsabilidad china en el origen de la pandemia.

Como el resto de las cosas, también habrá que ver qué sucede con el panorama electoral norteamericano. Si Joe Biden le arrebata la presidencia a Trump, es probable que este frente anti China crezca aún más, y se termine de institucionalizar.

En Polonia nada cambia y en España los nacionalismos crecen a expensas de la izquierda

Hubo segunda vuelta electoral en las presidenciales polacas el domingo pasado. Finalmente, Andrzej Duda, el Presidente que iba por la reelección, retuvo el cargo tras vencer a su competidor, Rafal Trzaskowski por un margen bastante escaso. La elección era importante por dos motivos. En Polonia, el Presidente puede bloquear algunas leyes que envíe el Parlamento, donde radica la gestión del gobierno. Una victoria de Trzaskowski podía complicar la gobernabilidad del partido de gobierno, Ley y Justicia, al cual pertenece Duda.

Andrzej Duda retuvo la presidencia polaca.

El segundo factor de importancia en estos comicios descansaba en la razón de que Polonia no solo es el primer país de contención frente a la esfera de influencia rusa y donde la OTAN tiene desplegado gran parte de su sistema defensivo. También es un experimento de un proyecto político de derecha conservadora, al igual que la Hungría de Viktor Orban. El discurso homofóbico y ultra católico proveniente del oficialismo polaco suponen una nueva forma de construcción de poder y de identidad nacional. Algo que choca con la idiosincrasia y los intereses de los líderes de la Unión Europea.

Lo cierto es que Polonia sigue en manos de la derecha conservadora, que retiene su capacidad de gobernabilidad y que le arrebata las posibilidades de gobernar a un liberal europeísta como Trzaskowski. Aunque no lo digan, en Bruselas no deben estar muy contentos.

Por otra parte, en España hubo elecciones regionales en Galicia y en País Vasco. Dos regiones que tienen formaciones independentistas muy fuertes y que son las primeras que acuden a la elección de sus representantes regionales en este particular año.

Alberto Núñez Feijoó retuvo el Ejecutivo gallego.

En Galicia, retuvo el poder Alberto Núñez Feijoó, que pertenece al Partido Popular. Segundo salió el Bloque Nacionalista Galego, que atrajo los votos de Podemos sacándolo del Parlamento de Galicia. El PSOE salió tercero.

En el País Vasco, volvió a ganar Iñigo Urkullu, del Partido Nacionalista Vasco, que hizo su mejor elección en 35 años y retuvo el cargo de 'lehendakari'. Segundo salió Euskal Herria Bildu, un partido de izquierda nacionalista. PSOE quedó atrás y la derecha del PP y la izquierda de Podemos perdieron votos.

Iñigo Urkullu, lehendakari del País Vasco

De esto se desprenden algunas cosas. Los nacionalismos crecen en momentos en los que la gestión de la pandemia ha sido un catalizador de las relaciones entre gobiernos nacionales y subnacionales. Quizás el caso del País Vasco es bastante excepcional, debido a que la lucha independentista se dirimía por las armas hasta hace sólo algunos años. Pero no puede soslayarse que la coalición de gobierno nacional, PSOE – Podemos, no ha sacado buenos resultados.

Lo otro que hay que decir es que, luego del affaire Rajoy y las malas elecciones que venía haciendo el Partido Popular, hay una reconversión de la derecha tradicional que viene dando resultado. Las elecciones europeas del año pasado y la elección del domingo (sobre todo en Galicia) muestran que el PP no está muerto. De todas maneras, el propio Feijoó tiene diferencias con la conducción nacional del PP y en esta región no hay un acercamiento tan patente con la ultraderecha, como sucede por ejemplo en Andalucía.

Ping Pong

  • La Cámara de Diputados de Chile aprobó el retiro de las AFP, reducto neoliberal heredado del pinochetismo. Ver acá
  • Iván Korcok, Ministro de Exteriores de Eslovaquia, instó al resto de los países de la UE a reconocer a Juan Guaidó como Presidente interino de Venezuela. Ver acá
  • Escaramuzas en la región de Nagorno – Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán: 16 muertos. Ver acá
  • Reino Unido, secundado por Estados Unidos y Canadá, acusa a Rusia de querer robar datos sobre la vacuna contra el coronavirus. Ver acá
  • Protestas en Serbia, contra el confinamiento y contra el Presidente Vucic. Ver acá

Bonus

Acá arriba, en el ping pong, relevamos la novedad política de esta semana en Chile. Para saber más, ahí dejé una nota. Ahora voy a ir a lo importante: la diputada opositora Pamela Jiles había prometido correr como Naruto si la Ley se aprobaba. Bueno, me callo y dejo el video. Ah, tiene una bota ortopédica, pero cumplió su promesa.

Esta semana se cumplieron algunos aniversarios. El primero del cual vamos a hablar es el de la Masacre de Srebrenica. Se cumplieron 25 años del día en el cual las tropas serbobosnias exterminaron a 8000 bosnios musulmanes, en el marco de la limpieza étnica que rodeó a la cruenta Guerra de Yugoslavia. Aquí también, y de manera más grave, falló el multilateralismo y la unión de las Naciones. Una breve reseña, acá. VER

Se cumplieron también 4 años del intento de golpe de Estado contra Recep Erdogan, el presidente de Turquía. Desde ese día, el mandatario turco pudo concentrar más el poder y Turquía tuvo otro rol en la región. Acá dejo una crónica de esa misma noche. VER

Lo terminé bastante caótico al resumen. Pero se vincula bien con la realidad en la que vivimos. Como decía Sun Tzu en el ‘Arte de la Guerra’: “hay que permanecer siempre atentos al caos y al peligro aunque no cobren forma del todo aún”

Nos escribimos la semana que viene.

(*) Analista Internacional de Fundamentar.

Inicia sesión para enviar comentarios